Bankia 4

Vender o no vender, esa es la cuestión que parece plantearse a día de hoy en relación con la participación del Estado en Bankia. Del 68% de titularidad pública, entre un 18% y un 20% podría pasar a manos privadas si entidad y Administración cedieran a las pretensiones de una banca de inversión que persigue monetizar en beneficio propio el creciente interés por nuestro país en general y por los activos bancarios españoles, en particular. Un deseo anticipado por Eduardo Segovia a principios del pasado mes de diciembre y confirmado ayer por la agencia Reuters que sitúa la fecha de la transacción en el primer trimestre de este año.

 

Cabe hacer sobre este tema una serie de reflexiones muy básicas.

 

Primera y principal, hoy en día no ha habido conversaciones de ningún tipo entre el Ministerio/FROB y la firma presidida por José Ignacio Goirigolzarri para que dicha colocación, fuera pública en el mercado o privada entre inversores institucionales, tenga lugar. Por tanto, no cabe hablar de un proyecto en firme con un calendario prefijado, sino de una suerte de wishful thinking al que este tipo de informaciones contribuye a dar ropajes de veracidad, metiendo de este modo presión a los afectados, especialmente al Gobierno.